PARASHA HAYE SARA

La Tora nos relata que después del fallecimiento de la matriarca Sara, Abraham llamó a su siervo Eliezer y le pidió que fuera a su tierra natal y le buscará una mujer a su hijo Isaac, no le permitió tomar ninguna mujer hija de los cananeos (pueblo que habitó en aquel tiempo la tierra de Israel).

Surge la pregunta ¿Por qué Abraham mandó a Eliezer hasta su tierra natal?, ¿Por qué no buscó una mujer que viviera en Israel?

Responde Rab Hirsh – había una diferencia fundamental entre las mujeres cananeas y las mujeres de su tierra natal. Las mujeres cananeas tenían defectos en su conducta y moral mientras que las mujeres de su tierra eran idólatras.

Dice Rab Hirsh que Abraham le dijo a Eliezer que prefería una mujer de su tierra natal porque si tenían problemas de idolatría podría corregirse y era un problema que se solucionaba por medio de explicaciones y lógica, sin embargo, la mujer cananea tenía problemas de moral y de conducta los cuales eran difícil de corregir.

Abraham nos enseña lo importante que es el estado moral y ético de una persona y lo difícil que es corregirlo, por eso, debemos trabajar constantemente y siempre hacernos un examen de conciencia para saber en qué estado moral y ético estamos.

Ojalá que cada día podamos evaluarnos a nivel espiritual y ético para lograr cada vez la perfección de nuestro ser.

Shabat Shalom,

RABINO AVI AMSALEM

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.