Parasha Ekev

“… Amando a D-os, vuestro D-os andando en todos SUS caminos y adhiriendoos a El”.

(Devarim 11,22).

En el libro de Génesis (capítulo 18), Dios le está hablando a Abraham. De pronto Abraham ve a tres extraños acercarse a la distancia y rápidamente salta para ofrecerles comida y bebida.

¿Sobre qué bases Abraham priorizó ayudar a un grupo de extraños en vez de hablar directamente con Dios?.
La respuesta es, que el hecho de ser como Dios es incluso más importante que hablar directamente con El. Nosotros fuimos creados a imagen de Dios, por lo tanto ‘dar’ es nuestra mayor forma de expresión espiritual. Abraham alcanzó grandes niveles espirituales ya que emuló a Dios realizando infinitos actos de bondad.

Sin embargo, ¿cómo los seres humanos en su mortalidad pueden llegar a alcanzar la infinita perfección de Dios?.

La verdad es que no podemos. Pero eso no debe ser un impedimento para que establezcamos objetivos elevados. De hecho, el secreto del éxito del Pueblo Judío es que siempre está luchando para alcanzar… la perfección.

Al describir la Mitzvá de “caminar en todos los caminos de Dios”, el Talmud establece: “Así como Él es misericordioso, así tú debes ser misericordioso. Así como Él es bondadoso, así tú debes ser bondadoso”.

Rabino Avi Amsalem.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *