Parasha Vayetze

La supervisión particular del pueblo de Israel.
 

“Y soñó, y he aquí una escalera que se apoyaba sobre la tierra y cuyo extremo tocaba el  cielo.   Por ella subían y bajaban los Ángeles de D-os”. (Bereshit, 28: 12).

 Explica Nahmanides que este sueño es una profecía en sí mismo, concedida a nuestro patriarca Yaacov. Mediante esta profecía se le aclara la supervisión divina particular que tiene el pueblo de Israel.

Así al observar Yaacov en su sueño a los Ángeles subiendo y bajando por la escalera que conduce al cielo, se le está descubriendo la supervisión que el creador ejerce sobre las naciones del mundo, una supervisión que no es directa sino a través de los Ángeles.

Esto no sucede con el pueblo de Israel, que recibe la supervisión divina directamente y en forma particular del Eterno, lo que constituye una de las grandezas del pueblo de Israel.

Sea la Voluntad del Eterno que se nos cumpla lo pactado con Yaacov: “Y Yo estaré contigo y te guardaré donde quiera que vayas.”
(Bereshit, 28,15).

Rabino Avi Amsalem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>