PARASHA VAYERA

“Y se le apareció el Eterno junto a Elonei Mamré y Abraham estaba sentado en la puerta de su carpa al calor de día” (Génesis 18,1).

Abraham Avinu estaba recién operado (La milá) entonces, ¿Por qué él estaba sentado en la puerta de la carpa?.

Nuestros sabios explican que con este hecho se demuestra la bondad y hospitalidad de Abraham Avinu y que, a pesar de estar enfermo con toda la justificación de no recibir a nadie en su casa, la Torah nos relata que Abraham no podía quedarse tranquilo en su morada, sino que tenía que sentarse en la puerta de su carpa para buscar a quien invitarle a su casa y a quien poder colaborarle.

Este relato nos da a conocer las grandes cualidades que tenía Abraham como la bondad, la búsqueda de ayudar y colaborar con el necesitado y el poder compartir su bien y su tiempo siempre con los demás.

Tenemos que aprender de Abraham cómo ser más bondadosos, no solo a nivel económico sino también cómo brindar un buen consejo, una sonrisa, escuchar a los necesitados y así poder compartir lo que tenemos y sentir la necesidad de dar, ayudar y B”H tener una comunidad llena de Hesed, bondad y bendiciones de Hashem.

 Shabat Shalom,

RABINO AVI AMSALEM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>