PARASHA SHEMINI

En la Parasha de esta semana la Torah nos relata sobre la muerte de Nadav y Avihú hijos de Aharon Hacohen.
La Torah dice que la razón por la cual murieron fue “ofrecieron ante la presencia del Eterno un fuego extraño …” ¿Qué significa y por qué tan fuerte la reacción de D-os?

Los sabios explican que los hijos de Aharon se dejaron guiar por su sentimiento, emoción y no por su intelecto a lo que ordenó D-os, es decir que D-os ordenó ofrecer una cierta cantidad, pero ellos por su emoción ofrecieron más de lo necesario y por esta razón, la Torah lo llamó “fuego extraño”.

Al respecto la Torah quiere enseñarnos que el servicio a D-os debe dirigirse por el intelecto y no por la emoción porque si lo desconectamos de la mente y dejamos que el sentimiento nos guie no haremos lo que D-os quiere sino lo que nosotros pensamos.
De este relato la Torah nos enseña que la práctica judía es precisa y exacta, por eso tenemos que estudiarla y entenderla profundamente para no equivocarnos y no hacer cosas por emoción sin antes analizar el precepto divino para hacer lo correcto y preciso. Obviamente, el cumplimiento se puede acompañar con la emoción y el sentimiento, pero dirigidos por la mente y el intelecto.

El judaísmo no es una religión sentimental ni emocional, es una religión intelectual que dirige y utiliza el sentimiento de una manera adecuada.

Shabat Shalom,

RABINO AVI AMSALEM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>