Parasha Noaj

“Estas son las descendencias de Noaj, Noaj era un ser justo y perfecto en sus generaciones, junto a D-os caminaba Noaj”.

La  mayor de las objeciones en contra de la conducta de Noaj, cuestiona el hecho de que Noaj no rezó por la salvación de todo el mundo, para anular el decreto del diluvio, siendo como era “un hombre justo y perfecto”. Al respecto explican nuestros sabios que existen dos tipos de  justos: aquellos que sirven al creador con gran fervor y entusiasmo en lo personal pero que sin embargo no acercan a los pecadores  al Eterno, ese es el caso de Noaj.

Pero también, existen  los justos que sirven igualmente a D-os en forma fervorosa, pero que al mismo tiempo acercan a los pecadores al servicio divino y a ser temerosos de D-os. Ese es el caso de Abraham Abinu.

Al respecto, el Arizal explica que el motivo por el cual fue castigado Noaj es por no haber prevenido a  los malvados de su época, sobre el castigo que se les avecinaba, y no haberles hecho retornar a los senderos del Eterno.

Según esta explicación podremos entender las palabras de Raíz “Noaj era de aquellos que tenían poca fe”. ¿Cómo es posible que tuviese poca fe si la escritura le define como un ser justo?  Noaj no se imagino jamás la fuerza que el mismo disponía de poder inclusive anular la sentencia a través de sus oraciones, es por ello que no lo hizo.

Nosotros debemos imitar a nuestro patriarca Abraham, creer en nosotros mismos, rezar y confiar que podemos anular las sentencias que recaen sobre el pueblo de Israel, sea la Voluntad del Eterno que sean anuladas todas las desventuras del pueblo de Israel, Amen.

Rabino Avi Amsalem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>