PARASHA KI TISSA

En nuestra Parasha la Torah nos relata sobre el arquitecto Betzalel quien construyó el tabernáculo (Mishkan). La Torah nos dice que él fue una persona a la que D-os le otorgó inspiración divina, sabiduría y mucho más.

¿Por qué Betzalel necesita inspiración divina?, entendemos que necesita sabiduría y profesionalismo, ¿pero por qué la necesita?

Lo que la Torah quiere enseñarnos es que también la arquitectura y el arte son expresiones profundas del alma y por eso no es suficiente el nivel profesional, sino que también se necesita de la pureza interna y de la limpieza interna de nuestro corazón y personalidad porque en caso que haya una contaminación interna en el artista, la expresión va hacer negativa e impura.

Por eso, D-os dice que el arquitecto Betzalel quien tiene que construir el Mishkan, debe tener una inspiración divina, y una pureza humana para poder expresar adecuada y correctamente lo que debe representar en el tabernáculo (Mishkan).

Acá aprendemos que para expresar cualquier cosa, incluso en el arte o poesía necesitamos limpiar nuestra alma y personalidad porque es la expresión más profunda.

Ojalá que siempre podamos trabajar en nuestra personalidad y lograr purificarla para poder expresar lo mejor de nosotros.

Shabat Shalom,
RABINO AVI AMSALEM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *