PARASHA KI TISSA

“Y dijo el Eterno a Moisés talla para ti dos tablas de piedra como las primeras y yo escribiré sobre las tablas las palabras que había sobre las tablas primeras que quebraste” (Éxodo 34.1).

La Torah nos relata sobre la orden que Di-os le dio a Moisés para preparar las nuevas tablas de la ley.

Vemos que en el versículo de énfasis dice que las segundas tablas tienen que ser igual a las primeras ¿Por qué?

Se puede pensar que por el hecho que Moisés rompió las primeras tablas de la ley a causa del pecado del becerro de oro cometido por el pueblo de Israel, las segundas tablas tenían que ser inferiores y diferentes porque el pueblo ya no estaba en el mismo nivel, la Torah nos dice que no debería ser así y por eso relata claramente “como las primeras” para descartar la posibilidad que las segundas tablas fueran inferiores.

La Tora nos dice que, aunque el pueblo hubiese pecado D-os no bajo sus expectativas y por eso entrega las segundas tablas al mismo nivel y santidad para que entendieran que el error es parte del crecimiento.

Muchas veces cuando cometemos errores o nuestros hijos los cometen bajamos nuestras expectativas y nos empezamos exigir más debido a nuestra falta de confianza.

En esta Parasha a la Torah nos quiere enseñar que no debemos temerle a los errores y mucho menos bajar las expectativas y aspiraciones propias ni las de nuestros hijos, al contrario, hay que enfrentar al fracaso y ver como se supera y se avanza sin bajar el nivel.

Shabat Shalom,

RABINO AVI AMSALEM,

Comments are closed.