Parasha Ki Tisa

En nuestra Parasha se nos cuenta sobre el gran pecado cometido
por el pueblo de Israel, que es el del becerro de oro. Surge la
pregunta de cómo es posible que una generación que fue llamada
“la generación del entendimiento” que asistió a numerosos y
grandes milagros pudiese haber cometido una trasgresión de esta
naturaleza donde se involucra la idolatría y un cambio de deidad
por medo del becerro de oro?

Al respecto explica El Cuzari, que sin duda alguna el pueblo de Israel
creyó en el Eterno como D´s único, Dueño y Señor de todo lo creado,
sin embargo, quiso servirle por medio de un intermediario.
En efecto hasta entonces Moisés era el intermediario entre ellos y la Divinidad, pero ahora que pensaron que Moisés había desaparecido,
desearon reemplazarle por medio del becerro que construyeron.
Entonces en ningún momento pensaron en cambiar de D´s sino que por el contrario solo quisieron seguir sirviendo al Eterno a través de un intermediario material de este mundo.

Esto nos lleva a la conclusión que “la generación del entendimiento” no cometió una falla grave, sino que pecó por querer servir a D´s por medio de algo visible y material.

Debemos saber que estamos capacitados para servir al Eterno en forma directa sin necesidad de intermediario alguno, siendo esta la grandeza de D´s pues a pesar de que solo somos criaturas materiales tenemos la capacidad de presentarnos directamente a D´s para servirle y transmitirle nuestras plegarias.

Sea Su Voluntad que siempre sean oídas nuestras plegarias y nuestras solicitudes.

Amen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>