PARASHA HAYE SARA

La Tora nos relata que después del fallecimiento de la matriarca Sara, Abraham llamó a su siervo Eliezer y le pidió que fuera a su tierra natal y le buscará una mujer a su hijo Isaac, no le permitió tomar ninguna mujer hija de los cananeos (pueblo que habitó en aquel tiempo la tierra de Israel).

Surge la pregunta ¿Por qué Abraham mandó a Eliezer hasta su tierra natal?, ¿Por qué no buscó una mujer que viviera en Israel?

Responde Rab Hirsh – había una diferencia fundamental entre las mujeres cananeas y las mujeres de su tierra natal. Las mujeres cananeas tenían defectos en su conducta y moral mientras que las mujeres de su tierra eran idólatras.

Dice Rab Hirsh que Abraham le dijo a Eliezer que prefería una mujer de su tierra natal porque si tenían problemas de idolatría podría corregirse y era un problema que se solucionaba por medio de explicaciones y lógica, sin embargo, la mujer cananea tenía problemas de moral y de conducta los cuales eran difícil de corregir.

Abraham nos enseña lo importante que es el estado moral y ético de una persona y lo difícil que es corregirlo, por eso, debemos trabajar constantemente y siempre hacernos un examen de conciencia para saber en qué estado moral y ético estamos.

Ojalá que cada día podamos evaluarnos a nivel espiritual y ético para lograr cada vez la perfección de nuestro ser.

Shabat Shalom,

RABINO AVI AMSALEM

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *