PARASHA DEVARIM

Han transcurrido ya 40 largos y calurosos años en el desierto. La era está llegando a su fin con el libro de Deuteronomio, el último acto de Moisés, su último llamado de atención al Pueblo Judío.

Gran parte de la parashá de esta semana consiste en Moisés reprendiendo al pueblo por una serie de errores, entre ellos el pecado del “Becerro de Oro”, la rebelión de Koraj, las quejas sobre la carne y el agua, y más.

¿Por qué Moisés eligió este momento – los últimos días antes de su muerte – para comunicar 40 años de reproches reprimidos?

La Torá nos dice: “Deberás reprender a tu prójimo, pero no harás un pecado en el proceso”. (Levítico 19:17).Reprochar está bien, pero no si el resultado será negativo. Si la otra persona se pondrá a la defensiva, se enojará, o no aceptará las críticas, entonces es mejor no decir nada.

Si una persona siente que estás hablando por ‘interés propio’– y no por ‘su propio bien’ – entonces no va a escuchar lo que estás diciendo.

El reproche debe ser claramente en beneficio de la otra persona. Él tiene que saber que te preocupas, que te encuentras de su lado, y que deseas lo mejor para él.

Es por esta razón, que Moisés reprocha al pueblo específicamente después de derrotar a Sijón y a Og en el campo de batalla. Él acababa de reafirmar su dedicación y compromiso con el pueblo. Por lo tanto ellos sabían que las críticas de Moisés eran constructivas.

Los sabios preguntan: Cuando llegue el Mesías, ¿cómo vamos a saber que es realmente él? La respuesta: ¡será obvio! Por supuesto, hay algunos factores técnicos, pero su identidad básica como ‘Mesías’ será evidente. Él hablará palabras de Torá de forma tan dulce y clara, que nadie tendrá la necesidad de cuestionar su identidad. Será un torrente puro de energía positiva que aplastará todo a su paso. Esa es la verdadera belleza de la crítica constructiva.

Estamos en la víspera del ayuno de Tishaa Beav, tenemos estos días para ver cómo podemos preocuparnos más el uno por el otro y aumentar en amor gratuito al prójimo y hacer nuestra parte a ver como corregir el error de odio gratuito que causó la destrucción del segundo templo y ser merecedores de que se reconstruya el tercer templo en nuestros días.


 Shabat Shalom,


 RABINO AVI AMSALEM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>