PARASHA AJAREI MOT – KEDOSHIM

“Y habló El eterno a Moisés diciéndole, habla a toda la congregación de los hijos de Israel y diles, sean santos porque yo El Eterno, su D-os soy santo” (Levítico 19, 1-2).

Cuando se habla del concepto de santidad en general, uno imagina una vida elevada, espiritual y sin conexión a lo material ni a lo mundano, por eso pensamos que cada vez que sea más “santo” debo alejarme del mundo material y conectarme en la vida espiritual.

La Torah nos enseña que es exactamente lo contrario, es decir que la Torah después ordenarnos ser santos, sigue con la aplicación de esta santidad que consiste en las leyes cotidianas como la ayuda al pobre, cosecha de campo y más preceptos relacionados, para enseñarnos que vivir con santidad significa conectarnos al mundo cotidiano y material para santificarlo por medio de dar el uso correcto y adecuado.

No debemos pensar que la santidad es solo a través de los medios espirituales, porque es lo más elevado delante D-os, es aprovechar este mundo material que fue creado por D-os para darle el uso apropiado.

Santidad es encontrar el propósito y sentido de cada cosa que esta en este mundo para utilizarla correctamente y así darle sentido de santidad a todo lo que hacemos.

Rab. Luzato en su libro “la senda de los justos” dice que según el judaísmo el santo es la persona que puede utilizar cada vez más lo material en una forma correcta y sagrada porque para él lo material también se convierte en una herramienta de crecimiento espiritual.

Ojalá podamos crecer espiritualmente y así aplicarlo de una manera adecuada en el mundo tan maravilloso que D-os creo.

Shabat Shalom,

RABINO AVI AMSALEM

Comments are closed.